→ The Catcher in the Rye - J. D. Salinger

15 de junio de 2016

El Gurdían entre el Centeno  

J. D. Salinger 

Título: The Catcher in the Rye 
Autor: J.D. Salinger
Año de publicación: 1951 
Género: Novela, drama, clásicos
Editorial: Alianza Editorial
Páginas: 288
Sinopsis:
Las peripecias del adolescente Holden Caulfield en una Nueva York que se recupera de la guerra influyeron en sucesivas generaciones de todo el mundo. En su confesión sincera y sin tapujos, muy lejos de la visión almibarada que imperaba de la adolescencia hasta entonces, Holden nos desvela la realidad de un muchacho enfrentado al fracaso escolar, a las rígidas normas de una familia tradicional, a la experiencia de la sexualidad más allá del mero deseo.






Reseña | Mi Opinión 


Holden Caulfield es un chico de 16 años con pocas metas en la vida y con un futuro pagado por sus padres. Tras la abrupta expulsión del colegio en donde estaba, se encuentra con que tiene que quedarse en New York mientras sus padres no se enteren que lo han echado nuevamente. Holden siempre ha tenido problemas en todos los colegios a los que ha asistido, así como con las personas que se encuentran a su alrededor y en diversos cirulos sociales. Es así, que conocemos a un chico que se cree muchísimo mayor y que niega rotundamente la división de las clases sociales ante la vida adolescente de la post guerra en los Estados Unidos. 


Siendo sincera... Es un libro que me sorprendió bastante por muchas cosas. Pero sobre todo por el clima tan tétrico que lo envuelve. Holden tiene mi edad y a veces parece que sabe tanto de mundo que me sorprende y en cierta parte me duele. Se nota que su vida se ve enturbiada por la muerte de su hermano menor, pero se aúnan a eso problemas psicológicos que va desarrollando a lo largo de su vida. 

Y en general, su vida es el libro. Por eso es tan corta. Y al mismo tiempo tan deprimente. 
Probablemente no capte la esencia de lo que en realidad sucedía con Holden, probablemente no capte algunos chistes o frases. Pero lo que si llegué a captar fue ese velo triste que adorna el libro, en serio, hasta me sentí súper deprimida como en la página 70. 

No dudo que muchas personas se inspiren en el estilo de vida de Holden, la verdad es que es muy básico y muy apegado a las situaciones mentales por las que pasa un adolescente. 
Pero aun así, es un libro que vale la pena leer y que aunque uno no se sienta reflejado con él, le tiene una cierta empatía que al mismo tiempo da lástima. 
Pude notar cómo a veces se arrepentía de las cosas y cómo, de muchas maneras, él hubiera podido seguir adelante de no ser por la presión social que sentía en los hombros. Se entiende que era una época muy diferente y en cierto punto retrograda y clasista, lo que nos incita a ver la historia desde otro punto. 
¿Qué pasaba con Jane Gallagher? ¿Con el profesor Antolinni? ¿Con el chico que se suicidó con su chaqueta? De cierta forma, Holden vio y vivió muchísimos acontecimientos para una edad tan corta como los dieciséis años y se entiende que aunque en esa época se estaba acostumbrado a vivir de una forma más cruda, este chico debió de estar pasando por una crisis existencial tremenda y una obvia depresión. 

Pero alejándonos un poco de la historia del personaje principal nos podemos enfocar en el autor, que es como siempre digo, el maquilador de la historia. ¿Porque crear a un personaje tan complejo pero que al mismo tiempo se puede identificar con cualquier adolescente? 

Presenciamos, gracias a él, el repudio hacia lo perfecto, lo social y lo narcisista.
Lo inflexible que puede ser un sistema educativo de hace sesenta años (y véase ese mismo sistema hoy en día) e incluso el asco hacía un mundo que pinta perfección ante la televisión, el cine o el teatro. Holden Caulfield era la mímica imperceptible de un J. D. Salinger a los diecisiete años con la impotencia que causa la sociedad hacía el mundo intangible de un joven que va conociendo el mundo tan retorcido en el que le toco vivir. 

Me gustaría volver a leer el libro en unos meses o en unos años más para volver a sentir todo lo que El Guardián entre el Centeno tiene para su lector, que por lo que pude notar, es mucho. 
Pero lamentablemente me siento insuficiente cómo para poder calificar un libro de esta altura, tan complejo y sublime. 


Los invito para que disfruten de esta obra y puedan compartir sus opiniones. También invito a quienes lo hayan leído que dejen sus percepciones. 

Saludos, Max. 

6 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Recuerdo que cuando lo leí desde la página 1 me vi envuelta en los pensamientos de Holden (y me resultaba aún más raro porque me recordaba a una persona que conozco). El libro me gustó mucho por "lo vivo" que se siente el personaje para el lector y, como mencionas, por su complejidad.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa!
    No lo he leído y por el momento no creo que pueda, pues tengo demasiados pendientes, pero no lo descarto. Vengo del blog de Maria y me quedo por aquí, te invito al mío. Besotes

    ResponderEliminar
  3. Soy de las pocas personas que no ha terminado el libro. Llevaba ya unos cincuenta páginas cuando abandoné la lectura, la historia no me gusta y el temperamento de Holden me irritaba bastante jajjaa. De todos modos es un libro tan conocido que no descarto retomar la lectura más adelante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Oh, a mí me encantó. La historia parece que no te cuenta nada al mismo tiempo que te está contando todo. Es verdad que el personaje principal es insoportable y que vive básicamente para quejarse, pero a mí por lo menos me pareció un libro con un mensaje complejo y capaz de ser percibido de muchas maneras dependiendo del lector.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  5. Hola! Lo intente leer pero me resulto muy denso! por ahora paso =)

    saludos desde http://buscandotelibro.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  6. Hola.
    un libro que quiero leer y a la vez me echa algo para atrás, no puedo decir que tu reseña me ha inclinado más por la balanza del si, pero aún tendré que esperar a darle una oportunidad, porque parece que mis pendientes no decaen nunca.
    Muchos besos, nos leemos.
    Ana CDC

    ResponderEliminar